viernes, 22 de abril de 2016


No te atrevas a pensar que soy tu último recurso,
porque yo no quería salvar a nadie,
como agua en cantimplora en la excursión, a medio día,
pero eso no significa que el agua sea mejor que el whisky, esta noche.
Pues bien dices, cuando lo dices,
que más vale estar solo, que mal acompañado.
No te agarres a mí, con tanta fuerza,
no vayas a creerte todo eso del último tren,
al que se le pasa el arroz,
y que se queda para vestir santos.
No hagas de mi, el roto de tu descosido,
no me hagas musa,
ni ninfa,
ni ostias,
que yo lo que necesito es un buen polvo.

No hay comentarios: